Las 5 heridas de la Infancia

Uno de los temas que mas podemos manifestar en las diversas relaciones que extrapolamos a los demás es las heridas de la infancia, situaciones y experiencias que nos han marcado y condicionado nuestra forma de ser en a la vida.
Te comparto información que te puede interesar y comprender que situaciones puedas estar transitando, entenderlas desde otra mirada y
emprender un camino al cambio que no te estas permitiendo, que te has negado y sin duda aceptar que tu y solo tu puedes decidir que es lo mejor para ti.

1. Abandono

¿Cómo se genera? Entre el primer año de vida y los tres años.
Su máscara es ser dependiente
Su gran miedo es la soledad

Actitudes

  • Tiene dificultades para manejarse por sí mismo.
  • Sufre con frecuencia una tristeza profunda.
  • Cuando está solo llora durante mucho tiempo.
  • Empatiza fácilmente con los demás.
  • Se aferra físicamente a los demás.
  • Tiene altibajos: Un día está alegre y otro triste.
  • Cree que una prueba de amor es que el otro esté siempre con él.

Sugerencias

Se requiere trabajar en contactarse desde su vulnerabilidad, abrazarse y activar su potencial, para no ser rechazadas, permitir el contacto físico y nutrirse relaciones saludables.

 

2. Rechazo

¿Cómo se genera? Desde la concepción hasta el año de vida. Influye en el rechazo hacia nuestro interior, provocando descalificaciones así mismo(a).
Su máscara es ser huidizo.
Su gran miedo el pánico.

Actitudes

  • Cree profundamente que no vale nada.
  • Está convencido de que, si no existiese, no habría ninguna diferencia.
  • Se siente aislado e incomprendido.
  • Cree que la felicidad dura poco tiempo.
  • Es un gran perfeccionista.

Sugerencias

Ocuparse de trabajar los temores, aprensiones y sensaciones internas que ayuden a dejar que el miedo invada y paralice.

3. Humillación

¿Cómo se genera? Entre el primer año de vida y los tres años, donde se resaltó el desapruebo y la crítica.
Su máscara es ser masoquista, demasiada dependencia emocional.
Su gran miedo es la libertad.

Actitudes

  • Tiene una bella alma de misionero.
  • Contiene mucho las palabras.
  • No quiere reconocer ni su sensualidad, ni su amor.
  • Teme ser castigado si disfruta demasiado la vida.
  • Conoce sus necesidades, pero no las escucha.
  • Se siente sucio(a).
  • Tiende a humillar a las personas.

 

Sugerencias

Trabajar la autonomía, abrirse a la libertad, comprender que las necesidades internas deben ser escuchadas y abrazarlas para la transformación.

 

4. Traición

¿Cómo se genera? Entre los dos y los cuatro años de edad, surge de la traición de uno de los padres, generando frustración y desconfianza.
Su máscara es ser controlador.
Su gran miedo es la disociación, separación y que lo(a) repudien.

Actitudes

  • Hace de todo por convencer de su fuerte personalidad.
  • Quiere que los otros sepan de lo que es capaz.
  • Busca ser especial e importante.
  • Su reputación es muy importante.
  • Miente sin esfuerzo.
  • Espera mucho de los demás es muy exigente.
  • Le gusta tener todo previsto.
  • Se cree indispensable.
  • Difícilmente confía y no deja que le conozcan.

Sugerencias

Enfocarse en esperar, paciencia, tolerancia y permitirse disfrutar de la vida.
Saber poner límites cuando corresponda y confiar en los demás al delegar responsabilidades.

5. Injusticia

¿Cómo se genera? Entre los cuatro y los seis años con padres o cuidadores han sido autoritarios y fríos.
Su máscara es ser rígido.
Su gran miedo es la frialdad.

Actitudes

  • Quiere mostrarse vivo y dinámico, aunque esté agotado.
  • Raramente admite que tiene problemas.
  • Es gran optimista.
  • Se controla para parecer perfecto.
  • El rígido no quiere sentir.
  • Es muy duro con su cuerpo.
  • Se sobre esfuerza.
  • Es especialista en el auto sabotaje.
  • Cree que le aprecian por lo que hace y por su esfuerzo.

 

Sugerencias

Se debe enfocar en la autoestima, auto valorarse, darse la oportunidad de permitirse fluir, ser flexible consigo misma(o), para dejar entrar personas saludables y nutritivas.

 

❖ La importancia de sanar

La sanación trae beneficios, libertad, autonomía y amor propio.
La etapa más importante para la sanación de las heridas es la aceptación.
Observar la herida en vez de dejar que la máscara dirija: cuando una herida
se cura, quiere decir que lo que sientes YA NO domina tu vida

 

 

Siete etapas para trabajar el perdón hacia las heridas de la infancia.

✓ Ser conscientes de las emociones y de las acusaciones.
✓ Hacerse responsable, que uno es quien debe abrirse a lo nuevo, al cambio.
✓ Reconciliarse en el otro, no significa relacionarse como si nada hubiera pasado, si no desengancharse del dolor hacia esa persona.
✓ Perdonarse a sí mismo, por todo lo que no nos permitimos y limitamos, al no reparar.
✓ Establecer un vínculo con los padres, resignificar la relación mirar desde el(la) adulto(a) amoroso(a).
✓ El deseo de expresar nuestros descubrimientos, abrazando nuestras sombras y luz, ambas al buscar el equilibrio nos brindan activar dones y habilidades.

Debemos ser conscientes que lo que haya pasado en nuestra vida o experiencias pasadas, no deben ser una condena, hoy podemos accionar a nuevas cosas y tomar la fuerza de la vida y reparar desde el amor que nos
merecemos, al aceptar nuestras heridas podemos salir de la zona de confort del dolor, pasar a la zona de transformación y de magia, donde cada uno de nosotros somos arquitectos de nuestra realidad y de lo que queremos lograr.

Deja un comentario